Archivo diario: 8 diciembre, 2009

El articulo en la gramática, memento.

Faro  archivo Q2

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el término memento viene del latín (memento es imperat. fut. de memini, recordar algo, acordarse de algo,  acuérdate, aliqua re meminisse) y se refiere a:

  • Cada una de las partes del canon de la misa, en que se hace conmemoración de los fieles vivos y de los difuntos.
  • Hacer alguien sus -s.  Detenerse a discurrir con particular atención y estudio lo que le importa
  • En esta ultima acepción es con la que se debe entender el motivo de esta página

Articulo es la parte variable de la oración que se antepone al nombre para anunciar su género y número.

Tiene el artículo significación determinativa y por ello limita la extensión del nombre.

Los accidentes del artículo son los mismos que los del nombre sustantivo: género, número y caso.

Aunque el artículo va inmediatamente antes del nombre, algunas veces se interpone un adjetivo, como: Pedro es un hábil artista; la madre es la mejor maestra de sus hijos.

También se junta el artículo a las dicciones que hacen el oficio de sustantivo, como el infinitivo, el adjetivo en la forma neutra, etc.

Ejemplos: El saber siempre es útil. El porqué de lo dicho, ya te lo explicaré. Lo cortés no quita lo valiente.

Se divide el artículo en determinado e indeterminado.

El determinado limita concretamente la extensión del nombre.

Si decimos dame libros, no se determina cuáles; pero cuando se dice dame los libros, el artículo los ya señala que se trata de libros conocidos.

Las formas del artículo determinado son: el, la, lo en singular y los, las en plural.

El artículo indeterminado circunscribe la extensión del nombre con más vaguedad que el determinado.

Se omite el artículo cuando al nombre le precede un pronombre demostrativo o posesivo. Esta casa, aquella mujer, mi caballo, sus lentes.

También se omite el artículo delante de los nombres propios, en general, si bien hay muchas excepciones, como los nombres de los ríos, de algunas personas, cordilleras, territorios, etc., como El Ebro, El Duero, La Dolores, La Manuela, La Penibética, La Coruña, El Perú.

Las formas del artículo indeterminado son: un, una en singular; unos, unas en plural.

La palabra lo se antepone a los adjetivos para convertirlos en sustantivos. Lo blanco equivale a la blancura; lo cierto a la certeza.

Una puede ser, además de artículo, pronombre indefinido y adjetivo. Una flor, (articulo); ¿cuántas pesetas has gastado? Una, (adjetivo numeral cardinal). Una (pronombre indeterminado) no sabe qué hacerse.

Por razón de eufonía el artículo el se antepone a los nombres femeninos que empiezan con la vocal a o ha, como: el agua, el alma, el hambre, el hacha.

Si se trata de nombres propios de mujer, se sigue la regla general, es decir se emplea el artículo femenino la, como: La Ángeles, La Álvarez.

Cuando se emplean seguidas las voces de, él, se convierten en una. Así decimos del niño, del sombrero. Lo mismo sucede con a y el, cambiadas en al. Salgo al paseo; saludo al amigo.

Hay expresiones cuyo sentido varía según que lleven o no articulo. Ejemplos: Hacer cama no es lo mismo que hacer la cama; estar en capilla que estar en la capilla; tener mala lengua que tener mala la lengua.

La declinación del artículo -lo mismo que la del adjetivo – se acomoda al nombre sustantivo de que depende.

Cocinando

Páginas para estudiar a fondo la Gramática castellana:

Gramática de la Lengua Castellana, Real Academia Española

Wikipedia, Gramática del español

Apuntes con ejercicios de Gramática Española: Morfología y Sintaxis, para descargar en Word

Curso de gramática española

El castellano org, la pagina del idioma español

Ejercicios de gramática de Juan Manuel Soto Arriví

Muth.org/Robert, Gramática

Zona ele

Foto de archivo propio, autor P.Quesada

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Letras, Memento

El pronombre, memento

Letur de Passtor archivo p3

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el término memento viene del latín (memento es imperat. fut. de memini, recordar algo, acordarse de algo,  acuérdate, aliqua re meminisse) y se refiere a:

· Cada una de las partes del canon de la misa, en que se hace conmemoración de los fieles vivos y de los difuntos.

· Hacer alguien sus -s.  Detenerse a discurrir con particular atención y estudio lo que le importa

· En esta ultima acepción es con la que se debe entender el motivo de esta página

Pronombre es una parte variable de la oración que sustituye al nombre.

Hay, según la Academia, cinco clases de pronombres: personales, demostrativos, posesivos, relativos e indeterminados.

Los pronombres, ya se pongan en lugar del nombre, ya tengan carácter determinativo, como los adjetivos de esta clase, toman los mismos accidentes gramaticales que el sustantivo, o sea el género, número y caso.

Pronombres personales son aquellos que sustituyen a las personas gramaticales. Estos pronombres son los únicos que tienen verdadera declinación, o sea terminaciones distintas, según los casos.

Los pronombres personales son tres: yo, tú, él.

Yo se pone en lugar de la persona que habla; en lugar de aquella persona con quien se habla y él en lugar de aquella de quien se habla.

Variaciones de estos pronombres.

Yo, que es de primera persona, tiene en su declinación los cambios me, mi, conmigo.

, de segunda persona, admite las variaciones te, ti, contigo.

Él, de tercera persona, admite los cambios lo, la, le, ella, se, si, consigo.

El plural de yo es nosotros, nosotras, nos.

El de es vosotros, vosotras, vos, os.

El de él es ellos, ellas, les, los, las.

Con los pronombres lo y ello, de carácter neutro, se suple un concepto ya expresado o sobreentendido. Ello podrá ser verdad pero no lo creo. Se lo dije y no lo comprendió.

DECLINACIÓN
Primera persona
Singular Plural, masculino
Nominativo, yo Nominativo, nos, nosotros
Genitivo de Genitivo de nosotros
Dativo a o para mí, me Dativo nos, a o para nosotros
Acusativo a mí, me Acusativo, nos, a nosotros
Ablativo con, de, en, por, etcétera,conmigo Ablativo con, de, en, por, sin, sobre, nosotros
El femenino, plural, se declina lo mismo que el masculino

Segunda persona
Singular Plural Masculino
Nominativo, Nominativo, vos, vosotros
Genitivo, de ti Genitivo, de vos o de vosotros
Dativo, a ti o para ti, te Dativo, os, a o para vos o vosotros
Acusativo, te a ti Acusativo, os, a vos, vosotros
Vocativo, Vocativo, vos, vosotros
Ablativo, con, de, en, por, etcétera,contigo Ablativo con, de, en, por, sin,
En forma análoga se declina el plural vosotras sobre, tras, vos o vosotros

Tercera persona, masculina
Singular Plural
Nominativo, él Nominativo, ellos
Genitivo, de él Genitivo, de ellos
Dativo, a o para él, le Dativo, a o para ellos, les
Acusativo, a él, le, lo Acusativo, a ellos, los
Ablativo, con, de, sin, sobre, tras, etcétera, él Ablativo, con, de, en, por, sin,
Declínese las formas femeninas ella, ellas, sirviendo de modelo las anteriores sobre, tras, etcétera, ellos

Tercera persona neutra Forma reflexiva de
Nominativo, ello los pronombres se o sí
Genitivo, de ello Genitivo, de si
Dativo, a o para ello, le Dativo, a o para si, se
Acusativo, a ello, lo Acusativo, se a si
Vocativo, Vocativo, vos, vosotros
Ablativo, con, de, en, por, etcétera, ello Ablativo con, de, en, por, por,
tras, hacia, si;  consigo
Pronombres demostrativos son los que señalan las personas o cosas de que se habla.
Son tres: este, ese, aquel en singular para el masculino.
Esta, esa, aquella para el singular, femenino; esto, eso, aquello para el neutro; estos, esos, aquellos, en plural, para el masculino y estas, esas, aquellas para el plural, femenino.
Todas estas palabras –exceptuando las formas neutras– tienen carácter de adjetivo determinativo si acompañan a un sustantivo, como este caballo, esa mujer, aquel hombre, esos niños, estas manzanas, etc. .
Si falta el nombre sustantivo y se suple por una de las palabras citadas, éstas toman el nombre de pronombres demostrativos.
Ejemplos: Este me comprará una’ máquina fotográfica. María y Luisa comieron juntas; ésta con más apetito que la primera. Esos son buenos amigos; aquéllos, no
Como hemos dicho que los pronombres de que hablamos señalan el lugar o situación de varias personas o cosas personificadas, concretaremos más y añadiremos: Este se aplica a lo que está más cerca de la persona que habla; ése a lo que está cerca de la persona a quien se habla y aquel a lo que está lejos de una y otra.
De cada uno de los tres pronombres demostrativos este, ese, aquel, sale un sustantivo acabado en o; esto, eso, aquello.
Pronombres posesivos son los que indican posesión o pertenencia. Sus terminaciones en masculino son: mío, tuyo, suyo, vuestro y nuestro. Y sus terminaciones femeninas: mía, tuya, suya, nuestra, vuestra.
Añadiendo una s a cada una de estas voces tendremos su plural: míos, mías, tuyos, tuyas, etc..
Las palabras mío, tuyo, suyo pierden la última sílaba cuando preceden al nombre sustantivo. Ejemplos: libro mío o mi libro; libro tuyo o tu libro; libro suyo o su libro.
Los pronombres posesivos -que siempre son genitivos por denotar posesión o pertenencia -adquieren la significación de sustantivos en la forma neutra. Lo mío lo pongo a tu disposición; lo tuyo será respetado; lo suyo ha de darse al hospital.
Son pronombres relativos aquellas palabras que hacen referencia a persona o cosa ya nombrada, llamada, antecedente.

Son pronombres relativos: que, cual, quien, cuyo y cuya. En plural cuales, quienes, cuyos y cuyas.

La palabra que es invariable y la más usada.

Así decimos el hombre que trabaja, los hombres que trabajan.

Cual y quien tienen igual terminación para el masculino y el femenino en plural. He visto tus cuadros, los cuales son muy elogiados. He visto tus labores, las cuales resultan de gran mérito. Lo que varia es el artículo que les precede.

El pronombre quien se refiere casi siempre a personas. La niña de quien te hablé ya está matriculada en el Instituto.

Siempre que sin alterar el sentido se pueda cambiar que por cual, su oficio es el de pronombre relativo. El pleito que sostienes te costará mucho dinero. La palabra que se puede sustituir por cual.

Cuyo y cuya concuerdan con la cosa poseída, no con el antecedente como se verifica con los demás pronombres relativos. Ejemplo: La lancha cuyo patrón conoces, se fué a pique.

Las expresiones el que, la que, los que, las que, lo que, se deben considerar unas veces como dos palabras distintas de significación sustantiva y otras, como una sola. En el primer caso el artículo está sustantivado y sirve de antecedente al relativo. Ejemplo: Los que no moderan sus pasiones son víctimas de sus actos. Aquí la palabra los equivale a hombres y es antecedente de que. Lo que agrada seduce. Lo, sustantivo, quiere decir la cosa o las cosas que agradan.

En el segundo caso el artículo no pierde este carácter. “La relación de las aventuras de D. Quijote de la Mancha, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, en la que los lectores vulgares sólo ven un asunto de entretenimiento, es un libro moral de los más notables que ha producido el ingenio humano”. En la expresión la que hay un artículo y un relativo, no dos palabras de significación sustantiva.

Se llaman pronombres indeterminados aquellas palabras que hacen una referencia vaga a personas o cosas. Los principales pronombres indeterminados son: alguien, nadie, uno, alguno y ninguno. El primero equivale a alguna persona y el segundo a ninguna. Alguien viene; nadie llama.

La voz uno, además de adjetivo numeral es pronombre indeterminado. Es lo primero en el siguiente ejemplo: ¿Cuántos décimos jugaste? Uno. No está uno de broma. Aquí es uno pronombre.

Abuelo bailarin

Páginas para estudiar a fondo la Gramática castellana:

Gramática de la Lengua Castellana, Real Academia Española

Wikipedia, Gramática del español

Apuntes con ejercicios de Gramática Española: Morfología y Sintaxis, para descargar en Word

Curso de gramática española

El castellano org, la pagina del idioma español

Ejercicios de gramática de Juan Manuel Soto Arriví

Muth.org/Robert, Gramática

Zona ele

Fotos de archivo propio, autor J.Pastor

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Letras, Memento

El adjetivo, memento.

Faro archivo Q1

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el término memento viene del latín (memento es imperat. fut. de memini, recordar algo, acordarse de algo,  acuérdate, aliqua re meminisse) y se refiere a:

· Cada una de las partes del canon de la misa, en que se hace conmemoración de los fieles vivos y de los difuntos.

· Hacer alguien sus -s.  Detenerse a discurrir con particular atención y estudio lo que le importa

· En esta ultima acepción es con la que se debe entender el motivo de esta página.

Adjetivo

La palabra adjetivo significa añadir porque añade a los nombres sustantivos la idea de cómo son las cosas y cuántas son las cosas.

Se podría definir así: una parte variable de la oración que, sirve para calificar y determinar al nombre.

Se divide el adjetivo en calificativo y determinativo.

El calificativo expresa las cualidades de los nombres a que se junta, como hombre valiente, niña encantadora, color azul.

El adjetivo determinativo expresa cantidad, número. Quedaron pocos soldados con vida; todos los alumnos aprobaron el curso; hay en el árbol más de mil naranjas. Faltaron a la lista algunos soldados.

Algunas veces un nombre califica a otro nombre, como rey-profeta, mujer-duende.

El adjetivo tiene los mismos accidentes gramaticales que el nombre, o sea género, número y caso.

Y se divide lo mismo que el sustantivo en primitivo, derivado, simple, compuesto, aumentativo, diminutivo, despectivo, etc.

Adjetivos simples son: fino, lleno, útil.

Compuestos: entrefino, relleno, inútil.

Primitivos: blanco, azul, amor.

Derivados: blanquecino, azulado, amoroso.

Verbales: amante, obediente, enamorado.

Aumentativos: feote, tragón, bribonazo.

Diminutivos: chiquito, habladorcita, santita, regordete.

Hay adjetivos de una sola terminación, como: grande, fácil, tolerable y de dos como: hermoso y hermosa, lindo y linda, pequeño y pequeña, santo y santa, roedor y roedora.

Los adjetivos de dos terminaciones son femeninos si acaban en a, como mala, negra, fea; y si son masculinos en o como rico, espantoso, bello.

Hay muchos adjetivos de una terminación que terminan en e, i, l, r, s y z. Ejemplos: amable, fiel, familiar, cortés, etc.

Los adjetivos de una sola terminación sirven para el género masculino y para el femenino. Decimos hombre cortés y mujer cortés; cinta verde y paño verde; hombre útil y mujer útil.

Entre los adjetivos determinativos, tenemos los llamados numerales, los cuales añaden al sustantivo la idea de número.

Se dividen en cardinales, ordinales, partitivos y proporcionales.

Adjetivos cardinales son los que simplemente representan el número, como uno, cinco, treinta, cien.

Ordinales son los que sirven para contar por orden, como primero, segundo, tercero, cuarto, etc.

Son partitivos los que expresan una o varias partes de un todo, como mitad, tercio, un quinto.

Proporcionales son los que contienen varias veces a otros, como duplo, triple, cuádruplo, etc.

Hay que advertir que muchos adjetivos entre ellos los numerales, pueden hacer el oficio de nombres en determinados casos.

Ejemplos: El comerciante es muy rico. Aquí, rico es un adjetivo. Un rico puede hacer bien si emplea a conciencia su dinero. En este ejemplo rico es sustantivo. El niño hizo un cinco y un nueve muy grandes. También lo son estos dos números.

Son tres los grados del adjetivo: positivo, comparativo y superlativo.

Adjetivo positivo es el que, acompañando al nombre, expresa simplemente las cualidades de las cosas, como hombre robusto, mujer elegante, palacio lujoso.

Adjetivo comparativo es el que denota comparación entre dos sustantivos.

Son pocos los comparativos en nuestra lengua: mejor, peor, superior, inferior, mayor, menor. Juan es mejor que su hermano; el lobo es peor que el perro, (solo es un ejemplo, estoy de acuerdo en que esto es una comparación desafortunada).

Pero se pueden formar adjetivos comparativos con los positivos y los adverbios tan, más, menos. Pedro es tan bueno como tú; más bueno que tú y menos bueno que tú.

Tan significa igualdad; más superioridad y menos inferioridad.

Adjetivo superlativo es el que expresa la cualidad del positivo en sumo grado.

Se forman los superlativos añadiendo al adjetivo positivo la terminación ísimo o érrimo, con alguna ligera variación de vocales en algunos casos. Ejemplos: de rico, riquísimo; de fuerte, fortísimo; de bueno, bonísimo; de libre, libérrimo.

Hay otras maneras de formar el superlativo.

Algunos ejemplos:

Bueno, mejor, optimo.

Malo, peor, pésimo.

Alto, superior, supremo.

Bajo, inferior, ínfimo.

Grande, mayor, máximo.

Pequeño, menor, mínimo.

Sabio, sapientísimo.

Fiel, fidelísimo.

Puede también formarse el superlativo con la voz muy, puesta antes del positivo, como muy rico, muy sabio, muy pobre.

En estos ejemplos se forma el superlativo con otras palabras:

La América del Norte es sumamente poderosa o muy poderosa.

El Cid fué en extremo valiente o muy valiente.

Páginas para estudiar a fondo la Gramática castellana:

Gramática de la Lengua Castellana, Real Academia Española

Wikipedia, Gramática del español

Apuntes con ejercicios de Gramática Española: Morfología y Sintaxis, para descargar en Word

Curso de gramática española

El castellano org, la pagina del idioma español

Ejercicios de gramática de Juan Manuel Soto Arriví

Muth.org/Robert, Gramática

Zona ele

Foto, archivo propio

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Letras, Memento