Archivo del Autor: El abuelo Paulino

Olivier Clerc y la historia de una ranita

En nombre del progreso,
de la ciencia, y del aprovechamiento,
se efectúan continuos ataques
a las libertades individuales, a la dignidad,
a la integridad de la naturaleza,
a la belleza y a la felicidad de vivir.
Lentamente, pero inexorablemente,
con la constante complicidad
de las víctimas, inconscientes,
o quizás incapaces de defenderse.

                                                Olivier Clerc

DESINFORMACIÓN-EL CRISOL DE LA  CORDURA   Recibí días atrás una presentación PPS con una bella metáfora; comoquiera que las  primeras lecturas de mi niñez fueron fabulas, parábolas y metáforas, sé de su valor para la comprensión de los mensajes.

No conocía a este joven escritor, traductor y filosofo suizo con gran éxito entre  los francoparlantes y que como persona de su tiempo utiliza las nuevas tecnologías para difundir su pensamiento, interesante es la visita a su espacio web, donde entre otras cosas afirma que él no es el autor del mencionado PPS, aunque el hecho no importa puesto que el valor principal es la idea que comunica. Merece la pena leer lo que de él dice Monique Pierlot en su texto, Olivier Clerc en claroscuro, donde repasando su vida y viajes, descubrimos el periplo que le lleva del Tíbet a Cluny y Taizé. Olivier Clerc-EL CRISOL DE LA CORDURA    “…La fábula de que da titulo a esta entrada, nos habla de una rana metida en un caldero y que, debido a la imperceptible subida de la temperatura, no se da cuenta de que la están cociendo.Esta historia le sirve al autor como punto de partida para advertirnos de los cambios que se van produciendo poco a poco a  nuestro alrededor sin que nos demos cuenta, como la pérdida de valores en la sociedad occidental o la degeneración en las relaciones de pareja. Una rana en una olla hirviendo, un brote de bambú que tarda en salir, una mariposa que lucha por salir de su crisálida …, todas estás parábolas sirven al autor de pretexto para hablar del ser humano y los seres humanos debemos recuperar este mensaje dormido para no  dejar que sea demasiado tarde el momento de reaccionar….”.

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

HISTORIA DE UNA RANITA-EL CRISOL DE LA  CORDURA

Textos: Olivier Clerc  ,  Paulino Cervantes y Maeva.es

Fotografía: Archivos propios de © fotografías basado en un trabajo de Philou y Begoña recogido en la RED y modificadas por el autor de esta pagina.

Paulino Cervantes 2011

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Filosofia, Letras, Opinion, Sociedad, Sociedad y politica

La bitácora

El primer contacto de mi vida con una bitácora, fue en un buque mercante en el que me enrolé como grumete con 12 años, era normal entonces, ahora seria impensable.

Normalmente no salía de la sala de maquinas en la que mi labor consistía en su mayor parte, en ser una especie de criado, al que cualquier descerebrado podía maltratar. Así, desde las seis de la mañana y durante doce horas del día, pero en honor a la verdad, los descansos y turnos de comidas eran vigilados escrupulosamente por los superiores.

No podíamos los grumetes andar por el barco a nuestro antojo, pues las reglas estrictas disponían de dónde y no dónde estar en las horas de asueto.

Tampoco se nos permitía a los grumetes pisar el puente de mando, ese era terreno sagrado para la tripulación.

Tuve la suerte de caerle bien a uno de los mas respetados miembros del buque, el contramaestre, Jacinto “el canario” se llamaba, natural de Tenerife.

Decía que me parecía a su hijo, de casi mi misma edad y que vivía junto a su madre en la ciudad de San Sebastián de la Gomera que era de donde era ella y donde había comprado una casita con jardín y patio.

Me contaba bellas historias de gomeros, del peculiar lenguaje del “silbido” con el que los habitantes de la isla hablaban desde un cerro a otro, del sabor, algo salobre, del agua del pozo donde Cristóbal Colon llenó sus odres antes de partir a la conquista del Nuevo Mundo, de un fabuloso licor conocido como “el gomerón”, “solo los dioses beben algo parecido”, decía ufano.

Un día Jacinto, me dijo, ¡¡vente conmigo, que voy al “puente”!!, le seguí obediente y callado, consciente como era de lo extraordinario de la situación.

Cuando llegamos, después de pedir permiso al segundo oficial, pude temblando y con los ojos como platos ver el mundo de otra manera.

Ante mí y acostumbrado como estaba a la semioscuridad de la sala de maquinas, se abrió otra perspectiva diferente, era como si hubiera subido al centro director del universo.

Y allí estaba ella. Bella. Majestuosa. Mas alta que yo.Con su vestido de madera y su lente de cristal pulido señalando todas las direcciones del planeta, marcando el rumbo y las vidas de los que navegábamos en ese gran buque.

El oficial ni me miró, pero yo en ese momento fuí el chico mas feliz del mundo.

Hoy tantos años después, todavía recuerdo aquellos días, por eso lo cuento, perdonadme, en esta otra bitácora, EL CRISOL DE LA CORDURA.

Paulino Cervantes 2011.

Fotografía:

Archivos propios de © fotografías modificadas por el autor de esta pagina.

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

8 comentarios

Archivado bajo Cultura, Letras, Opinion, Sociedad

Sobre Libia, silencios, mentiras y protección interesada

Aunque tengo algo mas de ochenta años, no tengo mucha experiencia en cuanto  a guerras, salvo lo que he leído en la prensa o visto por la tele.

La prensa escrita, que lamentablemente es poco leída en general, no dedica muchas paginas realmente a informar analizando y exponiendo distintos puntos de vista, si desde luego hablan de ella, además todas las cadenas de televisión españolas,  también las internacionales dedicadas a noticias como la CNN en sus programas en todos los idiomas transmiten noticias de ella en forma de imágenes; nos dan desde luego la impresión de que estamos mas informados que antes, porque las noticias que se ven se refieren a situaciones que están ocurriendo en este mismo momento.

EL CRISOL DE LA CORDURA-NO A LA GUERRA 3Los medios de comunicación parecen ofrecer una imagen de la realidad, ahora bien, ¿hasta que punto son reales esas personas que vemos en la pantalla de nuestros televisores?. Parecen reales, pero la tele no puede hacernos sentir realmente lo que sienten esas personas. Cuando cambias de canal, las personas que aparecen en los noticiarios, se mezclan con los personajes de las series y de las fotonovelas, los partidos de futbol y los personajes de las tertulias televisivas. Apagas la tele y todos ellos desaparecen como por arte de magia.

A primera vista parecería que la tele muestra con objetividad lo que ocurre en el mundo, pero en realidad lo que vemos en las pantalla son imágenes que sustituyen a situaciones complejas. No se pueden filmar las causas políticas, sociales y económicas de una guerra, solo se pueden filmar las consecuencias; hasta las noticias en directo llegan demasiado tarde.La televisión no informa: expone.No puedes detenerte a pensar en lo que has visto, ni entender el contexto o evaluar los argumentos de quien transmite.

EL CRISOL DE LA CORDURA-NO A LA GUERRA 8


Las pruebas sobre las atrocidades nazis contra los judíos, gitanos, homosexuales y otros, comenzaron a aparecer en la prensa sólo después del final de la segunda guerra mundial. El mundo se dijo “nunca más”. Pasaron varios años y aquí estamos sentados tranquilamente en la sala mirando las mas de treinta guerras o conflictos armados de la actualidad, por ejemplo Sudan donde hace días murieron  una veintena de personas, Birmania, una guerra olvidada, o  lo que se hace contra el pueblo palestino, el iraquí o la actual  guerra contra Libia.Las noticias nos han convertido en testigos de los crímenes contra la humanidad, la tele nos informa y nos hace cómplices.

Aceptamos todo sin poner en cuestión lo que nos dicen.

Nuestra opinión viene a ser una suerte de reflejo de lo que otros deciden que debemos tener en cada momento.Y para algunos de esos otros, mejor que no tengamos opinión, que aceptemos a pie juntillas la explicación que nos dan (cuando nos la dan).

EL CRISOL DE LA CORDURA-NO A LA GUERRA 2

¿Quienes son esos otros? la respuesta está averiguando quien es el beneficiario de estos conflictos.

Sabemos de donde salen las armas, solo unos pocos países del mundo las venden.

EL CRISOL DE LAS CORDURA- NO A LA GUERRA 11

También sabemos que las armas cuestan muchísimo dinero.

Cuesta poco deducir la ausencia de beneficio de las victimas que solo ganan sufrimiento y dolor.

Tomemos por ejemplo la, por ahora ultima, guerra contra el vecino país de Libia.

¿Que sabemos de Libia?.

He preguntado a mucha gente de mi entorno, gente escandalizada por el recientemente descubierto, (por algunos), dictador libio Muammar Gaddafi .

Poca gente ha sabido situarla tan cerca de España. Tampoco sabían nada de su población, algo de que le comprábamos gas o petróleo. En resumen nada.

Con solo consultar Wikipedia ya podemos saber que  “Actualmente al país se le adjudica la esperanza de vida más alta de África continental (si se cuentan a las dependencias sólo es superada por la isla británica de Santa Helena), con 77,65 años. También cuenta con el PIB (nominal) per cápita más alto del continente africano, y el segundo puesto atendiendo al PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo (PPA). Además, Libia ocupa el primer puesto en índice de desarrollo humano de África ”.

¡¡Vaya!!….Y nuestro gobierno, de manera urgente, ha tomado la decisión de involúcranos en la guerra contra Libia, eso si, amparado en la Ley de Defensa Nacional, como han refrendado en el parlamento de la nación los representantes de los españoles , menos tres.

¡¡Que curioso!!,  si hasta el nombre habla de defensa nacional, no de ataque. La verdad es que no tenia noticia del ataque a ningún español ni a intereses españoles en Libia, ¿o si?.

Buscando motivos encuentro noticias de hace unos meses publicadas en la agencia de noticias Reuters, donde líder libio Muammar Gaddafi , anuncia la nacionalización de la industria petrolera.

También otra en la que  Muammar Gaddafi, hace un llamamiento a los libios a respaldar su propuesta de desmantelar el gobierno y dar la riqueza petrolera directamente a 5 millones de habitantes del país.

EL CRISOL DE LA CORDURA- NO A LA GUERRA 9

Las noticias en general, niegan que  la vinculación de esta guerra  por las naciones atacantes no sean otros que proteger a los llamados rebeldes u oposición del dictador, nunca hablan de que haya intereses relacionados con el petróleo.

Pero…..¿porque no les creo?.

EL CRISOL DE LA CORDURA- NO A LA GUERRA 10

Escarbando un poco en la Red, enseguida salen muchas informaciones que hacen dudar, de lo que dicen los medios, de lo que dice el gobierno, de lo que dicen…. mas bien me hacen pensar que quizás estemos ante una opinión dirigida. La misma que impide que ahora mismo no haya un clamor popular contra esta nueva brecha belicista de nuestro gobierno, que viene a agregarse a los otros en los que estamos ya incursos. Costes económicos  aparte de los que nadie habla, (según un articulo publicado en Diagonal por Jordi Calvo, desde el 2002 y sin contar lo que supondrá la actual intervención en Libia unos 5.113 millones de euros y  desde 1988 159 militares muertos), habría que preguntarse que legitimación moral tenemos para actuar contra una nación soberana. Nación, en la que en la persona de su dirigente, el dictador Gaddafi , ha recibido abrazos y besos hace muy poco tiempo en nuestro suelo, dados por altos dignatarios españoles.

¿Lo han olvidado?. Correremos un tupido velo.

Caso parecido es el de Siria, o el del macabro dirigente de Guinea Ecuatorial.

Los medios de comunicación, las autoridades, los políticos, las organizaciones no gubernamentales,  los intelectuales, los tertulianos, …mienten,… callan,……justifican, asienten desvergonzados y algunos nos preguntamos …..¿ hasta cuando habrá que esperar para que despierten las conciencias? .EL CRISOL DE LA CORDURA-NO A LA GUERRA 15

Paulino Cervantes 2011.

Texto: ©  aruasjf

Fotografía:

Archivos propios de © fotografías modificadas por el autor de esta pagina.


Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

4 comentarios

Archivado bajo Derechos, Opinion, Sociedad y politica

Cosas de niños

Voy a ver a mi tía María—dice la mujer, mientras se abrocha meticulosamente los botones del abrigo — de acuerdo—contesta levantando la cabeza Lázaro, empezando con parsimonia a doblar el periódico en el que acaba de comprobar que en los números premiados en el sorteo de lotería, como siempre, no figura el suyo.

Luisa previsora insiste en las instrucciones, ¡este hombre, con lo despistado que es! — piensa en voz alta—, ahora ya desde el quicio de la puerta continua machaconamente con la retahíla.

…….Recuerda cariño, —dice con tono de voz  meloso— que hoy vienen nuestros nietos a pasar la tarde, la nena y su marido tienen que acudir a una entrevista, ojalá le den el trabajo, le hace falta, pobrecita, en la casa siempre con los niños y Pablo con esas jornadas tan prolongadas…. además, que para eso hizo ella su carrera, ¡¡con lo buena estudiante que fue!!, y con el dineral que nos costó mandarla a la Universidad, ojala le den el trabajo—suspira con fuerza y afirma decidida—y nosotros la ayudaremos, que para eso estás tú jubilado y …..ahhh que no se te olvide que estarán a las cuatro aquí, hay que darles de merendar, yo vendré pronto, pero después de la consulta del callista me pasaré a comprar un encargo que me ha hecho nuestra hija, ten paciencia y no te muestres como un viejo gruñón, ehh, ¡¡contesta Lázaro!!, ¿me has oído..¡¡si mujer!!, te he oído, ….anda vete y no tardes mucho.

Lázaro dobla definitivamente el diario y contempla por la ventana alejarse a su esposa.

Por un momento se sumerge abstraído en el recuerdo de cuando la conoció, nunca pensó que una mujer tan guapa fuera a querer nada con él y menos a casarse y mira por donde, ya llevan cuarenta años juntos, fue la coincidencia común de tener las mismas iniciales en el nombre y los apellidos lo que motivo la curiosidad de conocerse mejor y vaya, cuando empezaron a salir juntos se dieron cuenta que no solo era cuestión de iniciales, alimentaban los mismos principios y objetivos y sobre todo se admiraban el uno al otro.

Lázaro Laín Lezcano y Luisa López Larios, ¿no es sorprendente?, una casualidad así, no es normal—decía para conquistarla—eso es el destino, estamos hechos el uno para el otro—afirmaba rotundo Lázaro.

EL CRISOL DE LA CORDURA 31Y así fue, se casaron y…. ¡¡que guapa es, con los años que tiene y el gusto que da de verla!!—piensa ensimismado— descubriéndose de pronto, aún enamorado.

Ding-dong-ding-dong-ding-dong, bruscamente el insistente ruido del timbre lo vuelve a la realidad.

¡¡Hola papa!! aquí te dejo a los críos, Pablo me espera con el coche en marcha, en cuanto pueda vendremos por ellos—ya corriendo hacia la acera—¡¡no olvides la merienda!!…¡¡ niñooos portaooos bien con el abueloooo!! —grita desde el auto—.

EL CRISOL DE LA CORDURA 27Como un tornado corren los pequeños hacia la sala y entonces la grey infantil torna en griterío y risas, el apacible silencio acostumbrado.

Lázaro cariñoso, aúpa al más pequeño de sus nietos, lo besa y acariciando sus sonrosadas mejillas, eleva con cuidado tono autoritario la voz, entre los juegos desatados de los alevines.

¡¡Chicos, escuchad!! tenéis que dejar de gritar, jugad si queréis—ya con voz apacible—pero sin armar tanto ruido.

Sospecha el abuelo que sus palabras han tenido poco efecto disuasorio entre los infantes, aún así toma asiento resignado y despliega su periódico buscando ahora el crucigrama.

A esta altura ya los críos se han dispersado por los rincones de la casa, el abuelo sorprendido del momentáneo silencio, levanta la vista del diario y al no verlos, va a buscar a sus nietos intentando que vuelvan a la salita, cuando ve al mas pequeño tirándole del rabo al gato, que con un espantoso maullido intenta escapar de su captor, ¡¡Jorge, suelta al gato!!, mientras va por él se oye un estrepito en la entrada, uno de los mellizos ha tirado al suelo el mueble con espejo en su afán de hacer caer un llavero con un gracioso conejito, por su parte Lidia que solo tiene cuatro años está en el dormitorio desarrollando su incipiente vocación para la pintura artística, usando de lienzo la blanca puerta del ropero y usando como material pictórico, la caja de cosméticos de la abuela. Con el pequeño en brazos y los otros de la mano, siente un escalofrió, ¡¡falta uno!!,… ¿Pablito y tu hermano Luis?…el pelirrojo mellizo encoge sus hombros y Lázaro—muy nervioso—se encamina a la cocina.

Allí el otro mellizo ha decidido que ya que hay que merendar lo mejor es empezar sacando la harina pues….¡¡me apetecían tortitas!!—grita en su defensa, comenzando en ese momento su infalible estrategia de llorar.

Dos segundos después ya están los cuatro llorando.

Se deja caer en el sillón, espantado por su incapacidad de dominar la situación, echa de menos a Luisa,—¿porque me ha dejado solo? —ay, ay, ¡¡niñooo!! ten cuidado, que vas a romper ese jarrón—,……ella —piensa abrumado—, sabe cómo afrontar esta locura.

clip_image001Se le ocurre llamar a Paulino para pedir consejo, él ha salido de situaciones mas graves—murmulla mientras marca esperanzado el teléfono salvador—.

Al otro lado de la línea, contesta la voz grave de su amigo y Lázaro narra atropelladamente las peripecias de los imberbes.

Lo mejor en estos casos—aconseja Paulino, soltando una carcajada —es el remedio clásico, lo que se ha hecho siempre.

Desconcertado, Lázaro no se atreve a preguntar.

Empieza a contarles historias, hechos que te han pasado, y cuando te asalten a preguntas respóndeles a todas, ya veras como en poco tiempo los tienes sentados a tu alrededor, los niños son muy curiosos, y eso es bueno, cuéntales por ejemplo como nos conocimos en aquel barco anclado en el puerto de Fuenterrabía, Hondarribia se llama ahora ¿no?, esa es una bonita historia para empezar.

Cuando Luisa abre la puerta solo oye el murmullo de la voz de su esposo, inquieta se dirige al origen de lo que oye y cuando se asoma a la estancia se asombra al ver a los niños en silencio, con los ojos muy abiertos, acurrucados junto al abuelo y escuchando atentamente sus palabras.EL CRISOL DE LA CORDURA 30

Sonriente saluda a todos y besando uno a uno, le pregunta a Lázaro entre alegre y curiosa, ¿como ha ido todo?, ¿han hecho alguna travesura?.

No,—responde tranquilamente el abuelo—solo cosas de niños.

Paulino Cervantes 2011.

Texto: ©  aruasjf

Fotografía:

Archivos propios de © fotografías modificadas por el autor de esta pagina.


Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

1 comentario

Archivado bajo Letras, Opinion, Sociedad

Un hombre de palabra

Calauria-EL CRISOL DE LA CORDURA

Va cayendo la tarde, en el horizonte el sol toma colores rojizos, mientras tomo un descanso en un tocón que otrora fuera un esplendido olivo, ahora un resto algo quemado por el incendió que devasto esta pequeña isla de Calauria en 2007.

Diviso en el pueblo el ajetreo de los sábados y me viene a la memoria, quizás por el cansancio que me ha supuesto mover el desmochado tronco, esta pequeña historia que les voy a contar.

Corrían los años cincuenta del pasado siglo, eran unos años bastante difíciles, había mucha necesidad, cada cual se las ingeniaba para aumentar su menguado jornal.

Diré como ejemplo que no podías dejar una herramienta descuidada ni un minuto, pues ya no la volvías a ver, los descuidados sabían que tendrían que pagar por ella en el mercadillo de segunda mano de los domingos.

Paco Cercero, que así se llamaba de quien les hablaré, era un personaje popular, por el apodo de “tarzan” se le conocía.

Era un hombre muy fuerte, pues su trabajo era darle al “lunes” como se le decía al marro de 12kgs. herramienta esta, que manejaba con la destreza con la que un pintor mueve el pincel, muchas veces participaba en competiciones de besos, con sus compañeros del taller de herreros del gran astillero donde trabajaba.

Los besos consistían en asir el mazo por el extremo del estil y solo con el giro de la muñeca acercarlo a los labios y darle un beso al acero, competición bastante peligrosa además de difícil de conseguir, pues el peligro de perder los dientes o romperse la muñeca, acechaba a quien lo intentara; “tarzan” siempre salía victorioso de estos lances, solo le hacía sombra “el culebra”, personaje del que les hablaré en otra ocasión.

Pues al bueno de Paco “el tarzan” un buen día, un chatarrero local le propuso un negocio.

A este trapicheador le había salido un comprador de un yunque y le propuso a sabiendas de la mala situación económica que este tenía y el sufrimiento que le producía el no tener dinero para pagar el traje de comunión de su hija pequeña, que robase uno de su trabajo, el se lo compraría por doscientas pesetas, entonces una cantidad respetable.

Paco no era un ladrón, jamás había tocado nada que no fuera suyo, era pobre pero honrado, aunque lo complicado de la situación le atormentaba.

Estuvo una semana pensándolo. Al fin decidió llevarse del local de la fragua que había en patio del taller, un yunque, pero no un yunque pequeño no, se llevó un yunque que pesaba más de cuarenta quilos. Ese sábado al fin de la jornada, dejo su ropa sucia escondida y entonces liando el bulto con una toalla, lo sacó de la factoría, pasando frente a los guardias y aparentando que el hato no pesaba más de dos o tres kilos.

“El tarzan” era un hombre serio y de palabra. Ese domingo fue a ver al chatarrero con su yunque, mientras hacía cuentas como iba a administrar la pequeña fortuna.

“El seco”, el comprador lo esperaba.

Sus codiciosos ojos se posaron sobre el bulto, cuando se lo pasó Paco un poco más y se cae de bruces, “el seco” que no era tal pues el mote irónicamente se lo pusieron por lo orondo de su figura, le dio un sobre con el dinero. Paco abrió el sobre y miro el contenido viendo que solo había cincuenta pesetas. Miró al “seco” pero el chatarrero, con voz entrecortada, le dijo que el comprador primero había renunciado al negocio, — ¡¡esto es todo lo que te puedo dar!!— envalentonado el negociante, por saber de la dificultad de alguien que no estuviera en el mundo de la compraventa, de encontrar un comprador y a sabiendas de la necesidad de Paco.

Sin decir una sola palabra, Paco “el tarzan”, recogió el yunque, lo volvió a liar en la toalla, lo cargo al hombro y al día siguiente, antes de recoger su herramienta de el arcón para empezar la jornada, volvió a dejar el yunque en su sitio, junto a los otros dos que habían en el local de la fragua.

Cuando algún tiempo después, Paco “el tarzan” que por entonces trabajaba a mi lado en una cuadrilla, me contaba susurrando los hechos, a mi pregunta de porqué lo había devuelto, me espetó: ¡¡¡yo soy hombre de palabra!!!

Paulino Cervantes 2011.

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Opinion, Sociedad

Zapatero y el primer paso a la derecha

image

En política lo difícil es dar el primer paso a la derecha, una vez dado el primero nunca se encuentra el final.

Que usted y su partido no son de izquierdas aunque alguna vez sus adversarios en la alternancia del poder así lo digan o ustedes mismos lo voceen, con el fin de obtener esos votos que necesitan cada cierto tiempo, no es algo que vaya yo a descubrir ahora.

La palabra izquierda no tiene significado tomada aisladamente. Pero dentro del sistema instituido actual el uso adecuado de este término a ustedes les resulta útil para combatir y desarmar a la izquierda real.

Señor Zapatero en un sentido cabal de la palabra, izquierda solamente existe cuando un grupo participa de un proyecto utópico de sustitución de la hegemonía de clase existente.

Y ustedes, perdonen que se lo diga así de claro, lo que hacen con sus políticas es conseguir que el sistema capitalista salga adelante de la manera más brillante posible para los intereses de la burguesía dominante.

La clase dominante asienta su dominio en el poder absoluto que ejercita sobre los elementos estructurales y superestructurales de la sociedad, incluido el Estado.

Bertrand Russell se extrañaba de que los gobiernos burgueses—socialdemócratas incluidos—mandaran en las huelgas, a los soldados contra los huelguistas que eran más y no contra los patronos que eran menos y más fáciles de controlar, cuando en estos conflictos las culpas se repartían al cincuenta por ciento normalmente.Todo parte del origen de que es una quimera hablar de igualdad real entre los hombres, mientras exista la explotación, pero precisamente lo que la dictadura de la burguesía no va a dejar nunca que desaparezca es la explotación.Por esa misma razón, cuando el partido que tradicionalmente ha representado a la clase obrera,(todavía lo llevan ustedes en la siglas de su partido), se instala en el área del poder se convierte también, en un partido contrarrevolucionario.

Así son cada una de las medidas que está tomando usted y la dirección de su partido, todas van en esa línea, lo único que espero es que cada vez mas los engaños de ustedes lleguen a menos gente y que una alternativa de verdadero cambio surja de esta cada vez mas desorientada sociedad nuestra.

Paulino Cervantes 2011.

Fotografía:

Archivos propios de © fotografías modificadas por el autor de esta pagina.

Texto:

Basado en ideas de “cuadernos de Octubre”, E. M. Pastor,Cartagena 1984.

Esta obra se distribuye con una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

2 comentarios

Archivado bajo Opinion, Sociedad, Sociedad y politica