Archivo diario: 9 septiembre, 2009

El impulso del mundo lo sostiene la esperanza, Péguy

Todo el impulso del mundo lo sostiene la esperanza, es solo la esperanza lo que supera la tensión de los deseos y la amargura de las decepciones; también lo que mejora nuestra visión del mundo, haciendo que todo resulte nuevo y distinto.

La esperanza no es el optimismo, convendría no confundir estos términos.

El optimismo aquilata las cosas para que las oposiciones o los riesgos queden atenuados.

Las personas optimistas se jactan de tomar las cosas por “su lado bueno”, o de adivinar en ellas unos resultados finales satisfactorios, suelen adoptar fácilmente (también respecto a los demás), una actitud de superioridad y un dinamismo despreocupado que oculta más de una vez su verdadera indiferencia hacia los acontecimientos ajenos a su intimidad. Este aspecto le acerca curiosamente a las  personas pesimistas, que parece enorgullecerse por su parte de captar en todo y a cada paso la presencia o el anuncio de la desdicha, pero que permanecen en cambio tan insensibles ante los auténticos niveles del mal como ante las evidencias de la felicidad ajena, sólo porque ellas mismas siguen perpetuamente insatisfechas.

Pero la esperanza no queda nunca comprometida con ningún sentimiento de superioridad; es algo humilde por esencia, es <<< la leve esperanza que sólo pretende un soplo de alivio>>>  y es  también algo complaciente, tan deseoso del bien para uno mismo como para los demás.( Péguy)

<<< Todo nos llevaría al cansancio si no fuera por el hálito de la esperanza. >>>,…..conviene leer de principio a fin el admirable poema de Péguy.

Charles Péguy

Por aquella que siempre se renueva y que promete siempre,

Que lo garantiza todo.

Que garantiza el mañana al día de hoy y a su atardecer y el mediodía a esta mañana.

Y a la vida, y la misma eternidad al tiempo.

Es por ella

que no cuentan las decepciones, tantas decepciones recibidas justamente todos los días……

y que cada día los hombres pueden creer que todo marchará mejor mañana por la mañana,

Precisamente mañana por la mañana

Todos los días, desde que los días existen,

Y que un sol mejor nos alumbrará…….

Le Porche du Mystère de la deuxième vertu, Charles Péguy (1912)

Como tantos otros grandes hombres, se le consideró un “maldito” en su época, pasado el tiempo a este hombre de carácter inconformista se le atribuye el que haya sido capaz de definir “la esperanza”, algo que hace este mundo mas habitable.Charles Péguy, nació el 7 de enero de 1873 en Orleans (Loiret) y murió el 5 de septiembre de 1914  durante una batalla, en Villeroy (Seine et Marne),  fue filósofo, escritor, poeta y ensayista francés, es considerado uno de los principales escritores católicos modernos, pero no siempre fue así, durante su juventud estaba afiliado al partido Socialista, convicciones que adquirió en las reuniones de obreros impresores. Mas adelante sus ideas cambiaron, pero su carácter apasionado y la fortaleza de su personalidad, hicieron que se convirtiera en “sospechoso” por sus antiguos camaradas y por la iglesia católica, que además,  no lo acepto en su seno al negarse a bautizar a su mujer y sus hijos, convirtiéndose entonces en  lo que el llamaba un “cristiano sin iglesia”. Hace bien  poco se representó su obra  “EL MISTERIO DE LA CARIDAD DE JUANA DE ARCO” y asistió el Papa BENEDICTO XVI, pronunciando un discurso al final de la representación, ¡¡¡como han cambiado las cosas!!!.

DISCURSO DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI AL FINAL DE LA REPRESENTACIÓN DE LA OBRA “EL MISTERIO DE LA CARIDAD DE JUANA DE ARCO”

Textos que  recomiendo:

Joaquím Xirau google libros

Emmanuel Mounier Introdution aux existentialismes

Charles Péguy El pórtico del misterio de la segunda virtud

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

2 comentarios

Archivado bajo Actuando en Solidaridad, Arte, Cultura, Filosofia, Letras, Sociedad y politica